Prensa

20/11/2019 Estudio académico propone mejores prácticas para la inversión en el mercado de AFAP

Las inversiones en activos alternativos que permitan diversificar y potenciar el sistema de las AFAP fue el tema central del trabajo titulado “Los límites de inversión de las AFAP en Activos Alternativos y las Buenas Prácticas para el Gobierno Corporativo de los Fideicomisos Financieros en Uruguay”, realizado por los investigadores Daniel Ferrés y Eduardo Walker, que se presentó en un evento organizado por la Asociación Nacional de AFAP (ANAFAP) en el Hotel Aloft.

“Se convocó a dos investigadores de renombre para la elaboración de un nuevo estudio que pretende cumplir con el objetivo sostenido que se traza ANAFAP de brindar propuestas de calidad y utilidad, en la búsqueda de continuar perfeccionando el sistema previsional. En este sentido en los últimos años hemos presentado trabajos académicos sobre esquemas Multifondos, Competencia en el mercado de AFAP y el impacto de las nuevas regulaciones y sobre Ahorro Previsional Voluntario”, señaló María Dolores Benavente, presidente saliente de ANAFAP.

Por su parte, Sebastián Peaguda, quien asumirá el cargo de Benavente,  agregó que la gremial seguirá trabajando para aportar conocimiento y propuestas, recurriendo a la experiencia de los mejores profesionales.

Durante la actividad, el economista Ferrés, abordó diversas sugerencias para mejorar las condiciones de las futuras inversiones en activos alternativos emitidos por distintas organizaciones y enumeró estrategias a efectos de mitigar los principales factores de riesgo en los fondos de pensiones de los uruguayos, ambos temas señalados como las metas específicas del trabajo presentado.

Además de ser director del Máster en Finanzas de la Universidad de Montevideo, Ferrés posee un Ph.D. en Finanzas por la Universidad de Navarra, y posgrados en la materia en las Universidades de Wisconsin y Pompeu Fabra.

En tanto, Walker, es director de LarrainVial Asset Management, Ph.D. en Finanzas por la Universidad de Berkeley y docente de la Universidad Católica de Chile. Ha sido Profesor Visitante de la Universidad de Texas.

El trabajo presenta un análisis de la regulación vigente en Uruguay en materia de límites máximos para las inversiones alternativas de las AFAP, con énfasis en el análisis de la última propuesta normativa emitida por el Banco Central del Uruguay. El estudio presentado por Ferrés y Walker propone ciertos límites máximos para las inversiones alternativas de las AFAP, ya sea por sector, fiduciario, operador, emisión y tipo de instrumento. Actualmente, existe un tope de 50% del Fondo para el Literal correspondiente a este tipo de instrumentos y un tope por fiduciario de 12,5% (que estaría por elevarse a 20%), por lo que estas propuestas implican establecer ciertos límites prudenciales acordes con las buenas prácticas regulatorias regionales y mundiales. En efecto, los autores proponen un límite estructural máximo de 25% para activos alternativos y un límite máximo de concentración por sector de actividad en el rango del 8%. Se sugiere asimismo, incorporar un límite por operador también del 8%.

Las llamadas inversiones alternativas incluyen todas aquellas que no pueden calificarse como títulos públicos de renta variable (acciones e índices), renta fija (bonos) o efectivo. Abarcan las inversiones de private equity (capital privado), activos reales, fondos de cobertura e inversiones en productos financieros estructurados. Se trata de inversiones que tienen potencial de obtener buenos retornos para horizontes temporales largos, aunque el principal riesgo es que se tratan de inversiones especialmente ilíquidas.

Teniendo en cuenta que la economía uruguaya es pequeña y que las AFAP no pueden realizar inversiones en el extranjero, Ferrés aconsejó continuar trabajando “para fortalecer los sistemas de gobierno corporativo de los vehículos de inversión para las inversiones en el sector real”, al tiempo de incorporar límites regulatorios prudenciales.

Ante esta realidad, en la investigación se formulan recomendaciones concretas a tener en cuenta como fortalecer el rol de los fiduciarios y evitar las concentraciones de riesgos en un mismo gestor.

En esta línea plantea recomendaciones para fortalecer los procesos y los sistemas de gobierno corporativo de los vehículos de inversión y de las empresas que realizan la administración de los proyectos, tales  como la incorporación por parte de los gestores, de miembros profesionales (no ejecutivos) a sus directorios y el fortalecimiento de los equipos y las remuneraciones de los comités de vigilancia que participan en los fideicomisos financieros y realizan el seguimiento operativo y la evaluación de la ejecución del plan de negocios del gestor.

Adicionalmente, el trabajo recomienda establecer un nuevo subfondo que permita fijar un límite mayor, del entorno del 30% para las inversiones en activos alternativos para un grupo de aportantes con mayor tolerancia al riesgo (afiliados más jóvenes).

En Uruguay, las AFAP, que administran unos US$ 15.500 millones, que implican más de un 25% del PBI, iniciaron el camino de las inversiones alternativas en 2011 y hasta hoy las inversiones de los fondos de pensión de los uruguayos en activos alternativos acumulan US$ 2.800 millones. Dicha suma indica que más del 20% de los activos del Subfondo de Acumulación de las AFAP está invertido o comprometido a ser utilizado en activos alternativos. 

Las colocaciones de las AFAP en este tipo de activos, si bien implican un incremento de la participación de activos menos líquidos en comparación con la renta fija local, son de alto interés para el sistema de pensiones ya que permiten invertir en renta variable de largo plazo, lo que se alinea con el horizonte de inversión de los fondos de pensiones y mejora la diversificación de los portafolios, permitiendo mejores combinaciones de riesgo y retorno.

Lo especial del caso uruguayo es que se pasó de inversiones en renta fija local a inversiones en activos alternativos, sin transitar por la experiencia de realizar inversiones en acciones locales o internacionales, a diferencia de otros antecedentes regionales como Chile, Perú, Colombia y México donde los fondos de pensiones han realizado el proceso de manera gradual, pasando de la renta fija estatal, a renta fija privada, a acciones nacionales, internacionales y, finalmente activos alternativos.

A modo de cierre, Ferrés desglosó los montos de inversión de las AFAP en activos alternativos: US$ 1.185 millones en proyectos de infraestructura, US$ 757 millones en tierras forestales, US$ 352 millones en tierras agrícolas, US$ 279 millones en proyectos inmobiliarios y US$ 218 millones en planes energéticos.

Acerca de ANAFAP

La Asociación Nacional de AFAP de Uruguay (ANAFAP) es la gremial que nuclea a las Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional: Integración AFAP, AFAP Sura y UniónCapital AFAP. Se fundó en junio de 2015 y es la gremial  referente en materia de administración de fondos de ahorro previsional, teniendo como guía el bienestar de los afiliados al Sistema de Capitalización Individual. Entre sus tareas está la difusión del sistema previsional y la realización de trabajos y propuestas que mejoren el desempeño del sistema, contribuyan a la educación financiera de los afiliados y posibiliten su mejor toma de decisiones.

31/07/2019 ANAFAP participó de seminario internacional sobre seguridad social

María Dolores Benavente, presidente de la Asociación, formó parte del evento de la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones, donde expuso sobre el sistema uruguayo.

En línea con su misión de compartir e intercambiar propuestas que mejoren el desempeño del sistema previsional, la Asociación Nacional de AFAP (ANAFAP), participó de un seminario organizado por la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP).

En el evento, que se celebró en Lima, Perú, se analizaron las situaciones de los sistemas previsionales de distintos países, haciendo foco en la sostenibilidad y suficiencia de las jubilaciones y se formuló una declaración conjunta.

En ese marco, ANAFAP participó con una exposición y como integrante de uno de los paneles de debate realizados. En ambas instancias explicó y analizó el sistema de seguridad social local y acercó las propuestas que ha hecho para mejorar el sistema de reparto y de capitalización individual.

“En Uruguay el desafío es la sostenibilidad financiera del BPS, que es común a todos los sistemas de reparto en el mundo y que ha llevado a que diversos países hayan realizado reformas en los mismos . En el de capitalización individual, en tanto, es necesario reducir la concentración de mercado, incentivar el ahorro voluntario, permitir un tercer fondo de ahorro previsional para los más jóvenes y generar más opciones en la etapa de retiro”, explicó María Dolores Benavente, presidente de ANAFAP.

El seminario también incluyó una actividad orientada a conocer las especificidades de cada sistema previsional e identificar problemas que se repiten en todos los países miembro de FIAP.

“La informalidad, la baja densidad de cotización, la falta de conocimiento financiero y previsional, la necesidad de comunicar mejor y los peligros del populismo, entre otros, son dificultades que aparecen en todas las naciones”, agregó Benavente.

En ese sentido, los participantes firmaron la “Declaración de Lima”, un documento a través del cual los integrantes de la Federación reafirman su compromiso con la mejora de las pensiones.

Asimismo, recuerda que uno de los mayores retos que enfrentan los países a nivel global es el envejecimiento poblacional, causado por la reducción de la tasa de natalidad y el aumento de la expectativa de vida.

La declaración señala que los más de 110 millones de trabajadores afiliados a sistemas de capitalización individual en los países miembros de la FIAP, son dueños de fondos equivalentes a US$ 570 mil millones.

A su vez, reafirma el carácter del ahorro pensional como un proyecto de largo plazo que se inicia con el primer trabajo y se construye por décadas y muestra su preocupación orientada a que los sistemas previsionales se transformen en un campo propicio para el populismo, puesto que “Las consecuencias las verán las generaciones futuras, cuando ya no estén aquellos que obtuvieron el rédito de la medida, ni los responsables de su adopción”, expresa el documento.

24/04/2019 ANAFAP invitó a expertos a dialogar sobre la seguridad social en Uruguay

El  evento tuvo como objetivo llamar a la reflexión del sector político y de la opinión pública sobre un tema importante y complejo para el futuro del país.

ANAFAP invitó a expertos a dialogar sobre la seguridad social en Uruguay

En el marco de la celebración de la Semana de la Seguridad Social y fiel a su misión de generar propuestas que mejoren el desempeño del sistema previsional, contribuyan a la educación financiera de los afiliados y posibiliten su mejor toma de decisiones, ANAFAP organizó el foro titulado “¿Hacia dónde va la Seguridad Social en Uruguay? Desafíos y perspectivas”.

El evento contó con las exposiciones de los economistas Gabriel Oddone, socio y responsable del Departamento de Análisis Económico y Finanzas de CPA FERRERE; Pablo Rosselli, socio del Departamento de Asesoramiento Financiero de Deloitte; y Mercedes Comas, senior manager de Consultoría Económica de PwC Uruguay.

Los expertos abordaron distintos temas, entre los que se destacaron el intercambio sobre una posible reforma del sistema seguridad social en  Uruguay, la estructura que debería tener y la optimización del monto de las prestaciones finales. Dado que en Uruguay funciona un sistema mixto, algunas de las propuestas planteadas sugirieron la aplicación de reformas en el pilar de reparto.

Por un lado, Odonne explicó que las cuestiones fiscales serán un tema acuciante en los próximos años de la economía uruguaya. “El país ha perdido el ancla de su estabilidad macroeconómica, ha ido deteriorando su situación fiscal. En ese sentido, la seguridad social es un tema bien relevante”, expresó.

El expositor además repasó los motivos que llevaron a que el régimen se haya vuelto insostenible. Entre ellos destacó la esperanza de vida del país, que experimentó un aumento de cinco años desde la reforma realizada en 1996.

“Todas las previsiones muestran que la esperanza de vida seguirá aumentando. Esto es un fenómeno estructural, los cambios demográficos afectan y agregan tensión a los sistemas previsionales a nivel mundial”, dijo.

En ese sentido, enfatizó la necesidad de trabajar para asegurar la sostenibilidad y equidad del sistema. “Debemos  intentar aproximarnos a una discusión que nos lleve a un sistema que quede lo más aislado posible de eventos demográficos y que promueva equidad intra e intergeneracional”, indicó.

"También hay que cambiar el sistema de incentivos. Por ejemplo, hoy la tasa de reemplazo en jubilación por incapacidad es mayor que en el régimen general", planteó.

Como otras medidas a tomar, explicó que se debería separar el régimen de seguridad social de los subsidios que se pretenden mantener a ciertos sectores y asegurar el equilibrio financiero del régimen.

Por su parte, Comas destacó la alta cobertura del país en materia de seguridad social. “Tenemos más de 95% de cobertura en lo que tiene que ver con pasivos. Contamos con una de las tasas más altas en América Latina. Queremos mantener este factor, pero tenemos un serio problema financiero”, expresó la experta, quien coincidió con Oddone en que la variable a ajustar es la tasa de reemplazo.

"Los datos de pobreza muestran que en este aspecto la población de mayor edad está bien cubierta. Es algo indispensable al pensar en implementar cambios al sistema”, agregó.

Comas manifestó que la clave está en  modificar los incentivos. “No hay que centrarse tanto en aumentar la edad jubilatoria, sino en brindar más incentivos para que la gente continúe trabajando”, explicó.

 Los cambios en el mercado laboral y las nuevas modalidades de aportes fueron otros de los elementos destacados por la expositora como desafíos a enfrentar a futuro para crear un sistema que se adapte a las nuevas realidades.

“Existe una necesidad de repensar el sistema y de que exista una solución consensuada y con respaldo social, elementos necesarios para que sea sustentable”, agregó.

Según datos del Banco de Previsión Social (BPS),  aproximadamente el 75% de los trabajadores uruguayos se encuentran afiliados a un organismo de Seguridad Social, pero es un sistema obligatorio con fuerte participación de empresas, sindicatos y el Estado.

“En Uruguay no tenemos una cultura del ahorro y planificación del retiro. Los depósitos voluntarios o convenidos son casi inexistentes y representan menos del 0,2% del total. Hay que trabajar para incentivarlos”, comentó.

Roselli, en tanto, subrayó que el pilar de capitalización individual debería aumentar su relevancia y contar con una tasa de aportación mayor que la que tiene en la actualidad.

En relación a las reformas que se podrían implementar, aseguró que los distintos subsistemas jubilatorios deberían converger en un sistema más unificado y explicó por qué es importante cambiar el régimen jubilatorio de los militares.

“Es insostenible que los militares se jubilen con 45 años y casi con un  monto prácticamente igual a su sueldo. También hay que atender la situación de las cajas paraestatales. La Caja Profesional  notoriamente necesita una reforma, dado su déficit actuarial”, manifestó.

“Está claro que necesitamos que la gente trabaje más. En Uruguay las personas en promedio se retiran entre los 63 y 64 años. Hay que revisar la jubilación básica, porque desestimula a mucha gente a seguir trabajando", señaló.

El cierre estuvo a cargo del exministro de Relaciones Exteriores y expresidente del Banco Central del Uruguay (BCU) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias, quien presentó sus conclusiones al respecto.

“Más que a una gran reforma de la Seguridad Social tendríamos que apuntar a un proceso de reforma permanente, bien informada, porque el sistema exigirá cambios permanentes”, reflexionó.

Desde ANAFAP se destacó la importancia de realizar este tipo de eventos para  mejorar el desempeño del sistema previsional, así como defender los intereses de los afiliados.

“Como gremial referente en materia de administración de fondos de ahorro previsional, es nuestra responsabilidad y deber invitar a la reflexión del sector político y de la opinión pública sobre un tema vital para el futuro de nuestro país”, expresó Ignacio Azpiroz, presidente en ejercicio de ANAFAP.

Azpiroz llamó a continuar efectuando trabajos e iniciativas que mejoren el desempeño del sistema, ayuden a difundir información sobre su funcionamiento, estructura y objetivos y defiendan los intereses de todos los afiliados.